ESTACIONAMIENTOS VERTICALES INTELIGENTES
Seguros, Funcionales, Ahorradores de espacio, Polivalentes, Estéticos y Económicos.

 

Demasiada moto para tan pocos estacionamientos.

 
  • Motocicletas y ciclomotores ocupan las aceras ante la falta de alternativas , Hay una plaza de estacionamiento por casi cada cinco motos en Barcelona, lo mismo pasa en casi todas las ciudades Latinoamericanas.


P1


Demasiada moto para tan poco aparcamiento
 

Citamos aqui un ejemplo promedio de lo que pasa en Europa y en casi todas las ciudades Latinoamericanas. Unas 280.000 motos convierten a Barcelona en la segunda ciudad europea con más vehículos de dos ruedas en sus calles, tan sólo por detrás de Roma, pero en materia de movilidad el nuevo equipo de gobierno no tiene un plan para ellas. Se habla del tranvía, de la bicicleta, de una hipotética prohibición de vehículos contaminantes y de supermanzanas con zonas para peatones, pero en ningún momento se hace referencia a las motos. Y eso que están por todas partes: uno de cada cinco vehículos que se mueven por la ciudad es una moto.

La concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Mercedes Vidal, se remite al plan de movilidad urbana (PMU), que se aprobó durante el gobierno de Trias y que tiene fijado como objetivo el incremento del uso de la moto hasta que represente uno de cada cuatro vehículos privados que se mueven por Barcelona a la vez que se busca reducir el número de coches.

El principal reto para el que no tiene respuesta el Ayuntamiento es dónde meter tanta moto. Actualmente las zonas de estacionamiento suponen la cobertura tan sólo de cerca del 20% del parque de motocicletas y ciclomotores de la ciudad. Para las 280.000 motos registradas en Barcelona hay 59.723 plazas de aparcamiento. Es decir, casi cinco motos por cada espacio de aparcamiento regulado. El objetivo del PMU es llegar a las 80.000 plazas tanto en calzada como fuera de ella. Hace unos diez años se dio un salto considerable (en 2004 había sólo 17.759 plazas), pero ni con Xavier Trias ni en el primer año de Ada Colau se ha evolucionado de manera destacada. “El gobierno municipal trabaja para avanzar en el cumplimiento del plan”, asegura Vidal, sin especificar cómo ni marcar realidades a corto plazo.

Ante la falta de espacio para aparcar, los motoristas no tienen más remedio que ocupar las aceras. Y eso provoca quejas de los peatones, ya que no sólo hay motos en ellas, sino que se les han de sumar las terrazas que ocupan la vía pública y la gran cantidad de gente que pasa por algunas aceras. “No es un problema generalizado, pero se da de manera continuada en algunos puntos muy concretos del centro de la ciudad y en calles con mucho turismo o gran afluencia”, diagnostica Lluís Puerto, director técnico de la Fundación RACC, que llega a utilizar el concepto “colapso” para definir lo que pasa en algunas zonas de la ciudad. En esos espacios, según Puerto, debería ampliarse el aparcamiento regulado de la moto en la calzada o situarlo donde no interfiera con los peatones. “Es un tema prioritario, hay que desocupar las aceras y aumentar las plazas de aparcamiento”, pide con contundencia Jorge del Olmo, del Gremio del Motor de Barcelona. Actualmente el 97% de las plazas están en la calzada y en la vía pública, el 3% restante en aparcamientos subterráneos de acceso público.

Según un estudio del RACC, nueve de cada diez motos aparcan en la acera. Al ocupar el espacio destinado a los peatones, quizás dificultan la movilidad, pero no cumplen ninguna ilegalidad. Las motos pueden dejarse en las aceras siempre y cuando tengan más de tres metros de ancho. En aceras de tres a seis metros se permite aparcar en paralelo lo más cerca posible del bordillo. En las aceras amplias de más de seis metros pueden hacerlo en semibatería. “Antes sólo se pensaba en el coche, ahora sería razonable que se repartiera proporcionalmente el aparcamiento en la calzada”, sugiere José María Riaño, secretario general de la Asociación Nacional de Empresas del sector de dos ruedas (Anesdor).

Es un problema existente desde hace tiempo, pero en los últimos años se ha incrementado. Mientras el número de coches matriculados iba a la baja, las motos subían a un ritmo de hasta el 9% en algunos momentos. La crisis obligó a recortar presupuesto de los conductores y a apostar por la moto. Uno de los motivos que llevaron a muchos a pasar de las cuatro a las dos ruedas es precisamente la posibilidad de aparcar donde quieran, sin necesidad de gastarse dinero en un parking ni en zona azul o verde. “La moto se ha hecho más popular por su bajo coste de adquisición inicial y por el ahorro posterior que supone no tener que pagar por aparcar”, resume Lluís Puerto, y apunta que eso también la hace competitiva frente al transporte público.

 

Barcelona busca un lugar para las motos

PESE A LAS PROHIBICIONES, SUELEN OCUPAR EL ESPACIO PUBLICO

El estacionamiento de motos, un problema irresuelto en la Ciudad

Los motociclistas coinciden en que es un problema cotidiano.

Es fácil acceder a ellas, son más económicas que cualquier otro vehículo a motor y muy versátiles a la hora de atravesar situaciones de tránsito complicadas. De ahí que las motos, se sabe, ganan terreno en las calles platenses. El problema es que también lo ganan en las veredas, donde son estacionadas por sus dueños sin tener en cuenta que ocupan, ilegalmente, el espacio público, y contribuyen al desorden urbano.

Concretamente, dejar las motos en la vereda está expresamente prohibido por normativas comunales. Sin embargo, es moneda corriente hallar rodados particulares o asignados a tareas de mensajería o de entrega de productos en la cada vez más amplia zona del microcentro.

El de Matías Guevara, un joven del barrio de La Loma que trabaja en el “delivery” de comida, es un caso clásico en ese sentido. La moto es para él su principal arma laboral y como la tiene permanentemente en la calle, asegura que no aparta la vista de su vehículo ni un segundo. “No puedo subir a un departamento a dejar el pedido porque no tengo dónde estacionarla, y algunos clientes no pueden bajar a la calle”, cuenta.

SIN ESPACIOS ESPECIALES

En La Plata no existen, como en otras ciudades, los espacios exclusivos para motos, y es común verlas atadas en cualquier parte de la vía pública. Tampoco hay muchas plazas disponibles para esos pequeños vehículos en las cocheras privadas, porque por lo general, debido a la inseguridad, no se presta el servicio. “Con las motos hay mucho riesgo de robos, y por eso no las aceptamos”, explicó el dueño de un estacionamiento cerrado del barrio Tribunales.

A modo de ejemplo, en un estacionamiento de diagonal 80 y 49 tienen 10 espacios para motos, pero suelen estar ocupados por clientes fijos. ¿Los precios? Por mes, guardar la moto cuesta $550; por día son $70; $50 el mediodía y la hora varía según el momento del día.

Meses atrás, para desalentar la invasión de veredas y mejorar la circulación peatonal, en la ciudad de Buenos Aires se dispusieron lugares especiales para el estacionamiento de motos. Lo mismo sucede en otros municipios, como Rosario y Venado Tuerto - Santa Fe -, Saladillo y San Nicolás - Buenos Aires- entre otros, que cuentan con áreas de estacionamiento exclusivo para motos.

Ya en 2009, en la capital federal se pensó en las consecuencias de la carencia de lugares para estacionar motos y se sancionó una ley que modificó el Código de Edificación y que estableció que toda cochera debe garantizar espacios para dejar bicicletas y motocicletas.

Ese mismo año, se presentó en el Concejo Deliberante de La Plata un proyecto que buscaba contrarrestar la presencia, ya invasora, de los rodados en las veredas. La iniciativa apuntaba a crear sectores específicos para el estacionamiento a 45 grados de motos. Se iban a establecer con esa finalidad zonas, sobre las calzadas, de no más de diez metros de largo. La iniciativa contemplaba la aplicación de duras sanciones a quienes dejaran sus ciclomotores fuera de las parcelas asignadas. Pero por ahora el problema sigue sin solución.


Captura de pantalla 2017 11 18 a la s 8 06 51 p m



Copyright © 2018 ESTACIONAMIENTOS Inc. All rights reserved.
EMAIL: info@industriasgm.com

 
© 2018 ESTACIONAMIENTOS VERTICALES INTELIGENTES

06961